dissabte, 17 de març de 2018

Economics for the Common Good

Economics for good

"Para los no iniciados que tengan un interés genuino en lo que es la Economía, qué hacen los economistas y cómo pueden contribuir (y contribuyen) a la formulación de políticas económicas que mejoran el bienestar social, recomiendo “La Economía del bien común” de Jean Tirole" Juan Francisco Jimeno Doctor en Economía por MIT, 1990

Jean Tirole’s book Economics for the Common Good is out now and is highly recommended. As I had the privilege of helping prepare the English edition, I’ve read it with careful attention, and most appreciated Tirole’s ability to crystallise complicated issues in a straightforward way, combining surgical analysis with very clear explanation. This is too rare a skill among economists.
The first part of the book concerns the influence of economics and economists on society and the role of the market, followed by a section on what doing (good) economics involves, and also how economics is changing. There are then two chapters on organisation, the first on the relationship between state and market, the second on the role of business. These sections are in the same spirit as Dani Rodrik’s Economics Rules, although their experiences and examples differ. Here in Economics for the Common Good is an economist at the pinnacle of the profession (Tirole won the 2014 Nobel prize) giving a thoughtful, reflective account of what economics can properly contribute to – well, the common good. Although much of his work is highly technical, he has always been concerned with its application to practical challenges in organising society: “Academics must ..collectively aim to make the world a better place; consequently, they cannot refuse, as a matter of principle, to take some interest in public affairs.” If an economist has appropriate professional competence in some area, she has an obligation to take a position on it – while acknowledging that what is known changes and re-evaluation may always be necessary.

The final two sections of the book turn to applications of economics, big macroeconomic questions such as financial market stability or tackling climate change, and then applied microeconomic issues such as competition policy, digital platforms, intellectual property and the regulation of network industries. Given my own interests, this final section was riveting. No other individual economist has done more than Tirole to take forward the economic analysis of these kinds of areas, incorporating issues of asymmetric information, principal-agent problems, incentive compatibility, and so on. The final chapter, on sector regulation, is a must-read for anyone interested in this area. (I drew on it in a recent FT column.)

The book is non-technical, aimed at the general reader, and packed with examples. It does in parts require a careful read, but each sections and chapters stands being read alone, so one can dip into the book. There’s a nice publisher blog post in which Tirole explains his motivation for writing the book and what he hopes it can achieve.

It ends with an epilogue reflecting on the status of technical knowledge in a time of populism (the French edition was published early enoug in 2016 that it feels like a different era), and the even greater responsibility economists have to engage and communicate – “Economists must … with humility and conviction, harness economics for the common good.”

  • http://www.enlightenmenteconomics.com/blog/index.php/2017/10/economics-for-good/

Jean Tirole on Economics for the Common Good

When Jean Tirole won the 2014 Nobel Prize in Economics, he suddenly found himself being stopped in the street by complete strangers and asked to comment on issues of the day, no matter how distant from his own areas of research. His transformation from academic economist to public intellectual prompted him to reflect further on the role economists and their discipline play in society. The result is Economics for the Common Good, a passionate manifesto for a world in which economics, far from being a “dismal science,” is a positive force for the common good.

What inspired you to write this book, and what did you learn in the process?
I wanted to show how economics can open a window to the world. I have long taken part in policymaking, conversing with private and public decision-makers, but as yet I had never engaged with the wider public.  After receiving the Nobel Prize I was regularly asked by people I met in the street or as I gave talks to explain to a broader audience the nature of economic research and what it contributes to our well-being. Not as a commentator on each and every topic, but simply to share with the public how scientific knowledge can guide economic policies and help us understand the world we (will) live in. I tried to write a book that is intelligible for any intellectually curious reader even with no or slight knowledge of economics. The book is divided into 17 stand-alone chapters so the reader can pick and choose.

Can you talk a bit about the value of making economic ideas comprehensible to a general audience?
Repeatedly blaming politicians for flawed policies won’t get us very far. Like us all, they respond to the incentives they face, in their case the hope of being (re)elected. Very rarely do they go against majoritarian public opinion. So we, citizens, get the policies we deserve. And as I explain in the book, our understanding of economic phenomena is obfuscated by various cognitive biases; we are dependent on rules of thumb and narratives, and we often believe what we want to believe, see what we want to see. Economics acts as a deciphering key, although it of course has its own shortcomings
In the book you talk about economics for the common good. What exactly is “the common good?”
Economics for the Common Good is an ambition: to help our institutions serve general interest by studying those situations in which individual motives conflict with the interests of society, in order to suggest policies that align social and private interests. The invisible and the visible hands—the market and the State—are mutually complementary; to function well a market economy needs an efficient State to correct its failures. But sometimes the State does not work for the Common Good; for example, many countries are leaving their children substantial levels of unfunded public debt, unemployment, a degraded educational system, inequality, and a lack of preparation for the digital upheaval that our societies are on the brink of encountering. And the world does little to contain climate change. The book therefore pays particular attention to what is going wrong with governments and how this can be remedied to promote the Common Good.

Why do economists have a reputation as “scaremongers?”
I have already mentioned our cognitive biases. Economics is accessible, but can be counterintuitive if one stops at first impressions. Accordingly, and as I illustrate in the book though housing, labor market, climate and other public policies, the road to economic hell is often paved with good intentions. Public policies—the reflection of the electorate’s beliefs—too often ignore side effects. Contrary to general opinion, these side effects are usually borne by third parties rather than the beneficiaries of the policies. Economists, when pointing to the indirect harm on mostly invisible victims (e.g. those who don’t find a job or decent housing, or the taxpayers), are often accused of lacking empathy for the intended and very visible beneficiaries.
Economists may also be the bearers of bad news; while the classical economics representation of a society of purely self-interested individuals is a mediocre description of reality (the book details how morality is privately and socially constructed), when economists mention the need for incentives they trigger anxiety and resistance; we would all rather live in a world of honest, hardworking and empathic citizens. To my mind, the whole point of economics is to design policies and institutions that work towards reaching this different world, where individuals spontaneously operate for the Common Good.

Economics has come under sharp attack, especially since the 2008 financial crisis. Is it a science?
Economists’ judgment may be impaired by financial conflicts of interest, political friendships, or ambitions to be a publicly recognized intellectual. But we must also be humble and accept that as a science, economics is an inexact one. Like any science, it is built on to-and-fro between theory, which provides a lens to the world and allows us to understand observations and describe their implications, and empirical work, which measures the importance of effects and helps question the theory: lab experiments need fieldwork, econometrics, big data. But our knowledge is imperfect; good data may be unavailable, theories may oversimplify, and behavioral patterns and self-fulfilling phenomena (such as bank runs or bubbles) may complicate the analysis. Overall, an economist will generally feel more comfortable analyzing past events and proposing future policies rather than forecasting. A characteristic that is incidentally shared by doctors and seismologists, who detect environments that are conducive to a heart attack or an earthquake and provide useful recommendations, and at the same time may be hard-pressed to predict the exact timing of the event or even whether the latter will occur at all.


Jean Tirole, the winner of the 2014 Nobel Prize in Economics, has been described as one of the most influential economists of our time. He is chairman of the Toulouse School of Economics and of the Institute for Advanced Study in Toulouse and a visiting professor at the Massachusetts Institute of Technology. His many books include The Theory of Corporate Finance and Financial Crises, Liquidity, and the International Monetary System.

dimecres, 14 de març de 2018

El Institut Guttmann ya es empresa de la Economía del Bien Común con balance auditado

El Institut Guttmann ya es empresa de la Economía del Bien Común con balance auditado

Viernes, 2 Febrero, 2018
Como ya explicamos recientemente, la apuesta del Institut Guttmann por los sistemas de gestión de la Responsabilidad Social Corporativa se ha consolidado con las recientes acreditaciones que certifican la buena actuación de la organización y su compromiso con una gestión responsable y la interlocución con todos sus grupos de interés.
La Economía del Bien Común, certificación que evalúa el comportamiento ético mediante el Balance de la EBC, ha otorgado al Institut Guttmann la puntuación más alta hasta ahora conseguida dentro de este movimiento en Cataluña, siendo además la organización pionera en el sector sanitario que forma parte de la iniciativa.

dimecres, 21 de febrer de 2018

Economía del bien común: una puerta a un futuro sostenible

Economía del bien común: una puerta a un futuro sostenible
Por Montse Junyent (Presidenta de ACFEBC, Associació Catalana per al Foment de l’Economia del Bé Comú)

Sentido y coherencia. Si tuviera que describir la Economía del Bien Común (EBC) con dos palabras serían estas dos, y, si se me permitiera una tercera, añadiría la palabra esperanza.
La Economía del Bien Común propone un modelo económico que da sentido a aquello que hacemos porque es coherente con las motivaciones humanas y, con ello, abre un espacio de construcción de un futuro esperanzador. Se centra en la persona y sus necesidades desde una visión global del ser humano. Bajo esta perspectiva, la economía conforma las dinámicas de los recursos, bienes y flujos monetarios que permiten satisfacer las necesidades de todas las personas, que estamos organizadas en sociedad, y que a la vez formamos parte de un sistema ecológico. Desde esta posición, la persona en el centro e interrelacionada con todos los seres humanos y con la naturaleza, los valores que deben guiar nuestras acciones son la justicia social, la dignidad humana, la sostenibilidad ecológica y la participación democrática.
Como personas, actuar desde estos valores nos invita al autoconocimiento, a cuidar el bien común, a consumir de manera consciente y responsable y a participar desde la comunidad para construir un modo de vida justo y sostenible.
Como empresas, a medir la contribución al bien común utilizando la herramienta del Balance del Bien Común (BBC). Sea cual sea la forma jurídica o punto de partida de cada empresa, el BBC permite analizar cómo se están aplicando estos valores en la relación diaria entre la empresa y los diferentes grupos de interés (proveedores, financiadores, empleados, clientes y la sociedad), se identifican evidencias, indicadores y, a través de un proceso participativo, se establecen áreas de mejora para avanzar en la contribución al bien común. Todo ello supone cambiar la competencia dominante por una actuación basada en la cooperación y entender el beneficio financiero, el dinero, como un medio para lograr el bien común y no como un fin en sí mismo. El resultado del BBC se traduce en un sello que la empresa puede comunicar en sus productos o servicios y que permite a las personas consumidoras ejercer su derecho a consumir de forma responsable premiando a quienes actúan de forma ética y cuidan el bien común.


Las administraciones públicas, como generadoras de políticas sociales y económicas, son las responsables de facilitar estos comportamientos, por ejemplo, a través de ventajas fiscales o preferencias en la compra pública. En este sentido, son especialmente destacables los pronunciamientos de la Unión Europea respecto a la EBC. En septiembre de 2015, el Comité Económico y Social Europeo (CESE) publicó una opinión favorable respecto a la EBC como modelo adecuado para la creación de un mercado ético europeo y, a finales de 2017, esta vez por encargo de la Comisión Europea, se establece la EBC como modelo alternativo nuevo y se crea un grupo de trabajo para encontrar la manera de encauzar los diferentes movimientos económicos alternativos.

La EBC propone un modelo que da sentido a lo que hacemos
La propuesta se centra  en la persona y sus necesidades
El dinero es un medio para lograr el bien común, no un fin 

La EBC se suma a los movimientos con voluntad de transformación del sistema económico como, por ejemplo, la economía social y solidaria y con ellos conforma el ecosistema de las nuevas economías. Es un movimiento en constante formación y evolución desde la base, a través de los campos de energía y las asociaciones que, especialmente en Europa y Sudamérica trabajan para expandir esta manera de entender las relaciones socioeconómicas entre las personas, las empresas e instituciones y con el medioambiente.
La EBC podría llegar a ser el enfoque holístico que como humanidad necesitamos para hacer frente al presente incierto y complejo y para asegurar un futuro digno, justo, democrático y sostenible para las nuevas generaciones, porque permite crear un nuevo relato económico inclusivo, propone una herramienta, el BBC, para la gestión empresarial y apuesta por la participación democrática real para construir el futuro. Como escribe Rebecca Solnit en su libro Esperanza en la oscuridad, “la esperanza no es una puerta, sino la sensación de que en algún momento podría haber una puerta, una salida a los problemas del presente, incluso antes que encontremos o sigamos el camino”. La EBC podría ser esta puerta.

dissabte, 27 de gener de 2018

La Economía del Bien Común como modelo de empresa basada en los valores humanos

La Economía del Bien Común como modelo de empresa basada en los valores humanos

Las empresas consiguen reforzar su capacidad económica y financiera cuando adquieren un compromiso con la sociedad y el territorio en el que operan.
Cada vez más, la sociedad demanda empresas con valores éticos y comprometidas socialmente, enfocadas a dar respuesta a las necesidades de las personas.
Estas exigencias no son incompatibles con la rentabilidad económica y la viabilidad empresarial, sino todo lo contrario.
Es lo que algunos autores del management denominan valor compartido y que practican aquellas empresas que basan sus criterios de decisión en la sostenibilidad, esto es, en la interrelación entre las tres dimensiones de la creación de valor: económica, social y medioambiental.
La creación de valor social y medioambiental (que representa el compromiso empresarial con la sociedad y las personas), refuerza el valor económico y financiero de la empresa, de manera que las empresas que buscan la sostenibilidad, son empresas que tienen garantizada su supervivencia a largo plazo y seguramente su éxito.
Durante estos últimos años, sobre todo a raíz de la crisis económica y financiera iniciada en 2008, han ido surgiendo nuevos enfoques de la economía que ponen en valor el papel de las personas y las necesidades reales de la sociedad.
Desde enfoques empresariales ya clásicos y asentados como el Cooperativismo, la Economía Social y la Economía Solidaria, donde la persona y el trabajo están por encima del capital, nacen otros enfoques que se incluyen dentro de la llamada nueva economía como la economía circular, la economía azul, la economía ciudadana, la economía descalza o la teoría del decrecimiento, entre otras.
Estas nuevas formas de entender la economía, nuevas en su denominación aunque muy antiguas en sus planteamientos, exigen a las empresas su compromiso con la sociedad y con los ciudadanos, y lo hacen desde una visión más humana y social de las organizaciones.
En la Economía del Bien Común, el crecimiento económico y el dinero ya no son un fin en sí mismo, sino el instrumento para alcanzar el bien común.
Desde los planteamientos apuntados, nace en el 2008, una forma de entender las relaciones económicas desde la perspectiva del interés general y el bien común. Se trata de un modelo económico que Christian Felber denomina Economía del Bien Común(EBC), y que desde el 2010 se está extendiendo con fuerza a nivel mundial.
Economía Humana
Según el EBC, las relaciones económicas han de pasar de estar regidas por el afán de lucro y la competencia a estarlo por el bien común y la cooperación.
El objetivo de la economía ha de ser la mejora del bienestar social y de la calidad de vida de las personas, así como la protección del medioambiente a través del control de la huella ecológica.
Las propuestas de este modelo se dirigen tanto a los aspectos de la macroeconomía como a los de la microeconomía, por lo que se puede considerar como un modelo económico global e integrado, que intenta poner la economía al servicio de las personas. Entre las propuestas de carácter macroeconómico se incluyen la creación de una zona mundial de comercio justo y la constitución de un banco central del bien común que se ocupe del control del dinero evitando su especulación y uso para fines particulares. También ofrece alternativas al modelo social y político a través de un sistema de democracia directa participativa y de la transparencia informativa.
El mayor desarrollo del modelo de la EBC hasta la fecha, se ha producido en el ámbito de las organizaciones.
Las empresas han de medir su éxito, no en base a los beneficios económicos, sino en base a su aportación al bien común a través de la creación de valor social y medioambiental.
En este sentido, el modelo ofrece una herramienta práctica que permite medir la contribución de una organización al bien común, como es el Balance del Bien Común. Este balance, complementario al balance financiero clásico, es aplicable a cualquier tipo de organización: empresas privadas con ánimo de lucro, organizaciones no lucrativas (asociaciones y fundaciones) y empresas y administraciones públicas.
A diferencia de otros modelos o enfoques (como el BCorp, la Economía Social o la Economía Solidaria), el modelo de la EBC es un modelo generalista aplicable a cualquier organización, lo que permite precisamente ofrecer una alternativa global.
Las organizaciones pueden cuantificar su aportación al bien común mediante la denominada Matriz del Bien Común, a través de la cual se relacionan los principios y valores universales de la dignidad humana, la solidaridad y justicia social, la sostenibilidad ecológica y la transparencia y codecisión con los grupos de contacto de la empresa (proveedores, financiadores, empleados, clientela y otras empresas y entorno social).
El Balance del Bien Común propone una gestión de la empresa basada en un enfoque ético y social dirigido a cada uno de dichos grupos de contacto.
Desde la perspectiva apuntada, se puede decir, por tanto, que el modelo de la EBC es un modelo apropiado para conseguir que las organizaciones desarrollen su actividad económica e implementen su funcionamiento a través de los valores humanos. Cooperativas, empresas sociales, empresas de capitales, organizaciones no lucrativas, universidades, ayuntamientos, …, cualquier tipo de organización puede contribuir al bien común a través del uso de los valores éticos y sociales y a la vez consolidarse como empresas viables y rentables.
Hablar de empresas del bien común es hablar de empresas más humanas.

  • http://economiahumana.org/la-economia-del-bien-comun-como-modelo-de-empresa-basada-en-los-valores-humanos/#.Wmo3_ERLu4U.facebook
Economia Humana
Joan Ramón Sanchís Palacio
Director de la Cátedra de Economía del Bien Común y Catedrático de Organización de Empresas en Universitat de València. Doctor en Economía de la Empresa, Catedrático de Organización de Empresas de la Universitat de València. Autor de los libros “La banca que necesitamos” y “Las cooperativas de crédito en España” y coautor de “El Modelo Consum”.