dimecres, 10 de maig de 2017

Foro NESI ‘New Economy & Social Innovation’ Malaga

  • España acogerá la primera gran cumbre de la nueva economía. El Foro Global de Nueva Economía e Innovación Social (NESI Forum), que se celebrará en Málaga entre el 19 y el 22 de abril, reunirá a más de 600 personas del mundo de la empresa, la Administración y el Tercer Sector para promover un nuevo modelo económico "al servicio de las personas y basada en valores, que posicione la generación de impactos sociales positivos en el centro, y que posibilite una solución responsable a las crisis actuales a medio plazo".

  • http://www.lavanguardia.com/vida/20170412/421649802826/mas-de-600-expertos-de-todo-el-mundo-se-reuniran-en-malaga-para-debatir-sobre-la-construccion-de-una-economia-diferente.html

La nueva economía se reinventa: 100 acciones para cambiar el mundo

Las otras economías tienen finalmente una visión «compartida». El Foro NESI de Málaga, en el que participaron 700 líderes de opinión de 43 países, concluyó al cabo de cuatro días con 100 llamadas de acción en los próximos meses, desde la campaña 10 Años Después (para recalcar los cambios pendientes desde la crisis financiera) a la creación de un «market place» de las nuevas economías o la integración de balances «sociales» y «ambientales» junto a los financieros en las empresas y las administraciones públicas.
"NESI ha marcado un antes y un después, pero esto no ha sido más que el principio", recalcó el fundador del foro, Diego Isabel La Moneda, que anunció su intención de dar prolongación al encuentro. "Ver a un empresario abrazar a un activista, ver a personas de diferentes países, razas y edades comprometiendo a co-crear una economía la servicios de las personas y del planeta, es algo que despierta la esperanza".
El colofón final lo puso el círculo colectivo de la llamada la acción, en el patio central del Palacio de Ferias y Congresos, convertido en simbólico epicentro de la nueva economía y la innovación social. La penúltima chispa prendió tras el discurso de Joan Antoni Melé, autor de "Dinero y Conciencia" y subdirector de Triodos Bank, con su llamada colectiva "al entusiasmo y el compromiso".
Daniel Truran, del movimiento global B Corp, prefiere combinar otras dos palabras eternamente peleadas: "Pasión y coherencia". "Hasta ahora ha existido una falta de coherencia entre lo que prometen las empresas y lo que realmente ocurre", advierte Truran. "La finalidad de la certificación B Corp es precisamente confirmar que hay acciones detrás de la empresas que aspiran a convertirse en fuerzas positivas de cambio".
"Nuestro sueño es que un día todas las empresas compitan por ser las mejores del mundo", advierte Turan. Las "mejores", eso sí, en un sentido bien amplio: aumentando el bienestar de las personas y de las sociedades y minimizando el impacto en el planeta.
Más de 40.000 empresas han utilizado la metodoloía B Corp (también conocida sobre todo en América Latina como Sistema B), aunque poco más de 2.000 han logrado hasta ahora la rigurosa certificación. En España, el movimiento aterrizó hace poco más de un años y cuenta de momento con 30 compañías que aspiran a marcar el cambio de paradigma en el mundo empresarial.
En el Foro NESI de Málaga se dieron la mano conceptos que empiezan a despegar, como Sistema B o la Economía Circular, con otros que han alcanzado ya la mayoría de edad, como la Economía Colaborativa, la Economía del Bien Común, la Economía Azul o la Red de Transición.
Juan del Río el gran agitador de la Red de Transición por nuestras tierras, se trajo hasta Málaga las últimas noticias del movimiento (2.000 grupos en más de 50 países) que pone sobre el acento en la "resiliencia" de las comunidades locales en capítulos tan básicos como la alimentación, la energía, la agricultura urbana o las monedas complementarias.
Tres pueblos españoles (Argelaguer, Orendain y Carcaboso) se han convertido precisamente en laboratorio de pruebas de Municipios en Transición, que aspira a tender lazos entre las iniciativas comunitarias y las administraciones públicas: "La idea es crear un banco de buenas prácticas que puedan ser replicadas y servir de base para planes piloto de transición en cualquier parte del mundo".
La red de transición propuso en el foro NESI soluciones para aliviar las tensiones entre lo global y lo local... "Porque lo que necesitamos es una economía formada una amplia diversidad de movimientos, iniciativas y propuestas", concluye Juan del Río. "una , rompiendo una lanza por la diversidad . "Una economía adaptada a diferentes contextos y realidades, dinámica y resiliente, donde la gente lleve una vida feliz de manera plena y a la vez sencilla".
En el foro NESI hubo por cierto una nutrida delegación de Bután, hablando sobre la Felicidad Interna Bruta (FIB) como alternativa al PIB. La última escena corrió por cuenta del ecuatoriano Jacobo Castellanos y el mexicano Alejandro Medina, hermanados en el documental "De América soy", un recorrido por los brotes de la economía "solidaria o espontánea" en América latina, más allá de la eterna dialéctica entre izquierda o derecha: "Un poquito más de Estado o un poquito más de mercado"...

http://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2017/04/23/58fc83a246163f2e798b45a4.html

El economista Christian Felber: "Economía del Bien Común es semejante a los derechos humanos, no debe ser de un partido"

Cree que "estamos retrocediendo en términos éticos y esto es inaceptable para muchas personas"
MÁLAGA, 20 (EUROPA PRESS)
El profesor austríaco de Economía, filólogo y sociólogo Christian Felber, impulsor de la Economía del Bien Común, basada en valores éticos como la solidaridad, la cooperación y la confianza aplicados al sistema económico, considera que este modelo es "muy semejante a los derechos humanos, es algo universal que no debe pertenecer a un solo partido".
Así, en una entrevista con Europa Press, Felber, que participa en el Foro Global de Nueva Economía y la Innovación Social (NESI Forum), que se celebra en Málaga, ha explicado que este movimiento es apolítico, por lo que "invitamos a todos los partidos democráticos a asumir en mayor o menor medidas las propuestas en cuanto a la alternativa económica".
Hasta ahora, ha indicado, "nos apoyan políticos de casi 50 partidos distintos", señalando que los municipios del bien común y los gobierno regionales que se suman a este modelo "son de los más distintos partidos". "Este es el camino, desde abajo hacia arriba, que la totalidad de los partidos políticos asuman las propuestas", ha apuntado.
En la Economía del Bien Común "en vez de enfocar en los medios, enfocamos en los fines y los valores, pero utilizando la misma herramienta, la economía libre de mercado", ha dicho, apuntando que esta transformación parte de "valores que no están solamente en las sociedades, sino en las constituciones".
"Estos valores no los hemos inventado, sino que los hemos encontrado en las constituciones. Donde no están anclados es en el orden concreto legal que guía la economía y ahí queremos anclarlos más profundamente, empezando por la orientación general del sistema económico que debería ser el bien común y no el incremento de los resultados financieros", ha manifestado.
Ha asegurado que esos valores "están totalmente arraigados en los ciudadanos porque si no hubiese confianza, solidaridad o cooperación, por ejemplo, estaríamos todos muertos". "Lo que pasa es que el sistema no recompensa el fortalecimiento de la confianza, la solidaridad o la cooperación", ha lamentado.
En este sentido, ha precisado que en el sistema de hoy "están reforzados valores negativos como el egoísmo, la avaricia, la desconsideración y la desmesura y ésta es la perversión que hace aparentar que los valores positivos, que sí están, no sean tan visibles como los comportamientos negativos".
"Si se pregunta a las personas en un momento tranquilo todo el mundo tienen una añoranza muy profunda de una sociedad más justa, más solidaria y más democrática", ha indicado, precisando que "planteamos las mismas libertades, los mismos derechos y las mismas oportunidades para todos y para eso tenemos que limitar la desigualdad para que los unos no sean tan ricos que aplasten a los otros".
"Estamos retrocediendo en términos éticos y esto es inaceptable para muchas personas", ha incidido Felber, quien ha apuntado que "las relaciones de poder, la concentración de la riqueza o la debilidad de la democracia e incluso el pensamiento económico clásico son trabas en el camino de permitirnos pensar y después realizar lo que estamos añorando".
Ha señalado que caracterizan la Economía del Bien Común "como una economía de mercado plenamente ética, verdaderamente liberal, con la máxima de misma libertad para todos, lo que supone poner límites a la desigualdad; y redimensionada, porque el crecimiento ya no es un fin y hay que dejar más espacio y protagonismo a otras alternativas".
Con esto, no se trata de limitar el desarrollo personal ni de las empresas, ya que "la motivación principal del ser humano no viene del exceso de la acumulación material, está científicamente refutado". "Es ciencia, no es idealismo, lo sorprendente es que la acumulación material de las riquezas y la competencia las estemos practicando a pesar de que sabemos que conducen a peores resultados, es sorprendente que lo que es mejor nos parece utópico", ha indicado.
Ha considerado que ahora se "abusa de la economía de mercado y sus fuerzas y ventajas", planteando un cambio en la visión que lleva a que "solamente puedes invertir o realizar otra actividad económica de forma exitosa si contribuyes al bien común". "Hoy una inversión puede hacer el país más rico o más pobre y si el PIB crece nadie tiene seguridad de que su vida ha mejorado, si el Producto del Bien Común crece tenemos la certeza de que algo de total relevancia tiene que haber mejorado", ha expresado.
IMPLANTACIÓN
Felber ha asegurado que el movimiento tiene "una visión universal a largo plazo, pero la estrategia es a la inversa, localmente, de abajo a arriba, para que sea factible; una persona, una empresa, un municipio, una universidad que toman decisiones dentro de su margen de maniobra; pequeños pasos que se suman", ha explicado.
Así, ha indicado que los cambios de sistemas "siempre son de larga duración e implican cambios de costumbres, en las relaciones de poder y en las formas de pensar", aunque ha manifestado que en seis años son ya a nivel internacional "2.200 empresas que apoyan la iniciativa, 400 empresas que hacen balance de bien común, varias docenas de localidades se han hecho municipios del bien común y más de 100 universidades cooperan de una u otra forma".
El logro más reciente, ha significado, "es una orden de la Consejería de Economía de Valencia para fomentar las empresas sociales". "Es la primera ley escrita y hecha para fomentar esta alternativa y no el capitalismo", ha destacado, apuntando que espera que se produzcan más "y también leyes autonómicas que fomenten la implementación y sobre todo los incentivos hacia la Economía del Bien Común".
La implantación de este sistema económico está más avanzada en Europa, donde ha empezado este movimiento quizás "porque en ninguna parte las contradicciones entre las tradiciones filosóficas, espirituales y científicas y la práctica económica son tan claras".
"Hay una tradición muy fuerte en estos sentidos y la práctica es que las reglas del sistema financiero, de la economía contradicen estos valores, los pervierte y esto es algo que cada vez menos personas están dispuestas a aguantar y aceptar", ha manifestado.
En España, ha indicado que algunas administraciones han certificado una empresa municipal, hay zonas que se han certificado, como el distrito de Horta-Guinardó en Barcelona; hay los primeros auditores españoles, se ha decidido establecer una cátedra en la Universidad de Valencia y "se está pensando en organizar la formación de consultores en colaboración con esas cátedras que parecen van a surgir en otras universidades".
http://www.lavanguardia.com/vida/20170420/421880985210/el-economista-christian-felber-economia-del-bien-comun-es-semejante-a-los-derechos-humanos-no-debe-ser-de-un-partido.html

http://www.tendencias21.net/Christian-Felber-La-Economia-del-Bien-Comun-esta-cada-vez-mas-presente-en-Espana_a42359.html


Gunter Pauli: «La generosidad de la naturaleza permite otra cadena de valor en la economía»

El economista defensor de una producción sin residuos intervendrá en el foro ‘New Economy & Social Innovation

Una visión entre el optimismo de los proyectos en marcha y la utopía de un modelo que habla de un planeta «de abundancia y no de escasez», todo un cambio del paradigma capitalista. Gunter Pauli, el padre de ‘La economía azul’ y fundador de la Zero Emission Research &Initiatives (ZERI), ofreció ayer la conferencia preliminar del foro New Economy & Social Innovation, que reunirá hasta el sábado en Málaga a 900 líderes de opinión y activistas de movimientos alternativos. El economista belga y miembro del Club de Roma subrayó la necesidad de cambiar lo que denominó «el paradigma actual de la cadena de valor en la economía, donde el único que no trabaja por una comisión sino un porcentaje mínimo que le marca el mercado es el productor».
En su defensa de una economía que ‘aprenda’ de la biología, la química y la física en los procesos naturales en la producción, «hemos olvidado que la generosidad de la naturaleza permite otra cadena de valor gracias a sus procesos sin residuos en los que se busca el óptimo y no el máximo rendimiento». En su opinión, «la clave está en la biodiversidad y no de la manipulación genética, como nos quieren hacer ver». Así, la producción de hongos comestibles y artículos como pinturas o lubricantes a partir de los residuos del sector cafetero en Colombia, la fabricación de papel y cartón reciclable sin límites a partir del polvo residual en explotaciones calizas o la obtención de gas y otros derivados a base de algas en la Bretaña francesa son algunos de los proyectos ya en marcha en cuyos rendimientos se detuvo un vehemente y ameno Pauli, defensor de que su modelo supera en eficiencia a la llamada economía verde, «donde sigue existiendo los residuos». Desde su fundación se han impulsado en los últimos 24 años proyectos en países como China, Argentina, Colombia, Mongolia e India por valor de 5.000 millones de euros en centros de producción alternativos a la industria y la agricultura convencionales.
Pero si la gran escala interesa a Pauli, los pequeños proyectos también. Los pastores mongoles obligados a vender la preciada cachemira a la peletería de lujo a precios muy bajos o los cabreros de la isla del Hierro castigados por el bajo precio de la leche son casos de cambio impulsados desde la fundación ZERI y que permiten a esos pastores «vivir ahora con dignidad». El mar, en el nuevo modelo del mentor de la economía azul, está en desventaja por ahora, reconoció Pauli en relación a la necesidad de abordarlo desde planteamientos sostenibles.
En ese sentido, Javier Noriega, presidente del Clúster Marítimo Marino Andaluz, defendió el modelo de ‘triple hélice’ –empresas, Administración y universidad– como «clave para potenciar el medio marino desde la sostenibilidad y hacerlo desde Málaga como centro». Gunter Pauli, invitado al igual que el resto de ponentes por el moderador, el periodista de SUR Ignacio Lillo, a lanzar una idea en relación a la economía azul y Málaga, aventuró como una posible medida para reducir el volumen de capturas a la vez que mejorar la renta de los pescadores el que los restaurantes aplicara a favor de estos profesionales un diez por ciento del precio. «Viene a ser lo que las propinas», aseguró el economista.


http://www.diariosur.es/economia/201704/19/gunter-pauli-generosidad-naturaleza-20170419011233.html?ns_campaign=mod-lo-mas&ns_mchannel=visto-w&ns_source=gunter-pauli-la-generosidad-de-la-naturaleza-permite-otra-cadena-de-valor-en-la-economia&ns_linkname=noticia&ns_fee=col-C

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada