divendres, 15 d’octubre de 2021

La bioeconomía, la biofisica marcara más el camino que la economía

 

La bioeconomía, la biofisica marcara más el camino que la economía

World Energy Outlook 2021

El WEO sigue siendo una excelente fuente de información sobre cómo nuestra sociedad aborda (¡o no lo suficiente!) el desafío de la descarbonización. Informe muy recomendable para todos los interesados en seguir el cambio en el mercado de la energía tanto para fines privados como comerciales

Nuestro informe insignia muestra que está surgiendo una nueva economía energética global, pero aún no lo suficientemente rápida como para alcanzar el cero neto para 2050.

Las energías renovables finalmente están en camino de convertirse en la fuente dominante de capacidad recién instalada. 

No hi ha ni energia ni materials ni termodinàmica que aguanti el model econòmic actual. Impossible. La biofísica és més determinista que l'economia.

No hay ni energía ni materiales ni termodinámica que aguante el actual modelo económico. Es imposible con la tecnología actual, los avances deberían ser muy rápidos y disruptivos. Ahora la biofísica, la bioeconmía es mas determinista que la economía

A new global energy economy is emerging, but the transformation still has a long way to go

In 2020, even while economies bent under the weight of Covid-19 lockdowns, renewable sources of energy such as wind and solar PV continued to grow rapidly, and electric vehicles set new sales records. The new energy economy will be more electrified, efficient, interconnected and clean. Its emergence is the product of a virtuous circle of policy action and technology innovation, and its momentum is now sustained by lower costs. In most markets, solar PV or wind now represents the cheapest available source of new electricity generation. Clean energy technology is becoming a major new area for investment and employment – and a dynamic arena for international collaboration and competition.

En 2020, incluso mientras las economías se doblaban bajo el peso de los cierres de Covid-19, las fuentes de energía renovables como la eólica y la solar fotovoltaica siguieron creciendo rápidamente, y los vehículos eléctricos establecieron nuevos récords de ventas. La nueva economía energética será más electrificada, eficiente, interconectada y limpia. Su aparición es el producto de un círculo virtuoso de acción política e innovación tecnológica, y su impulso se sustenta ahora en la reducción de costes. En la mayoría de los mercados, la energía solar fotovoltaica o la eólica representan ahora la fuente más barata de generación de electricidad. La tecnología de las energías limpias se está convirtiendo en un nuevo e importante ámbito de inversión y empleo, y en un escenario dinámico de colaboración y competencia internacional.

Sin embargo, por el momento, cada dato que muestra la velocidad del cambio en la energía puede ser contrarrestado por otro que muestra la obstinación del statu quo. La rápida pero desigual recuperación económica tras la recesión inducida por Covid el año pasado está ejerciendo una gran presión sobre partes del sistema energético actual, provocando fuertes subidas de precios en los mercados del gas natural, el carbón y la electricidad. A pesar de todos los avances logrados por las energías renovables y la movilidad eléctrica, en 2021 se está produciendo un gran repunte en el uso del carbón y el petróleo. En gran parte por este motivo, también se está produciendo el segundo mayor aumento anual de emisiones de CO2 de la historia. El gasto público en energía sostenible dentro de los paquetes de recuperación económica sólo ha movilizado alrededor de un tercio de la inversión necesaria para poner el sistema energético en un nuevo carril, con el mayor déficit en las economías en desarrollo que siguen enfrentándose a una acuciante crisis de salud pública. El progreso hacia el acceso universal a la energía se ha estancado, especialmente en el África subsahariana.

La dirección de la marcha está muy lejos de alinearse con el emblemático Escenario de Emisiones Netas Cero para 2050 (NZE1) de la AIE, publicado en mayo de 2021, que traza una hoja de ruta estrecha pero alcanzable para lograr una estabilización de 1,5 °C en el aumento de las temperaturas mundiales y la consecución de otros objetivos de desarrollo sostenible relacionados con la energía.

A new global energy economy is emerging, but the transformation still has a long way to go


Las presiones sobre el sistema energético no van a ceder en las próximas décadas. El sector energético es responsable de casi tres cuartas partes de las emisiones que ya han hecho aumentar la temperatura media mundial en 1,1 °C desde la era preindustrial, con repercusiones visibles en las condiciones meteorológicas y los extremos climáticos. El sector energético tiene que ser el centro de la solución al cambio climático.

Al mismo tiempo, la energía moderna es inseparable de los medios de subsistencia y las aspiraciones de una población mundial que aumentará en unos 2.000 millones de personas hasta 2050, con unos ingresos crecientes que impulsan la demanda de servicios energéticos, y muchas economías en desarrollo que atraviesan lo que ha sido históricamente un período de urbanización e industrialización con un alto nivel de energía y emisiones. El sistema energético actual no es capaz de hacer frente a estos retos; hace tiempo que se necesita una revolución de bajas emisiones.

Esta edición especial de Perspectivas de la Energía en el Mundo ha sido concebida para ayudar a los responsables de la toma de decisiones en la 26ª Conferencia de las Partes (COP26) y más allá, describiendo los puntos de decisión clave que pueden llevar al sector energético a un terreno más seguro. Ofrece un balance detallado de lo que han avanzado los países en sus transiciones energéticas limpias, lo que les queda por recorrer para alcanzar el objetivo de 1,5 °C y las medidas que pueden adoptar los gobiernos y otros agentes para aprovechar las oportunidades y evitar los escollos en el camino. Con múltiples escenarios y estudios de caso, este WEO explica lo que está en juego, en un momento en que el debate informado sobre la energía y el clima es más importante que nunca.

At a pivotal moment for energy and climate, the WEO-2021 provides an essential guidebook for COP26 and beyond

Graficas en enlace…..Net Zero Scenario


En el período previo a la COP26, muchos países han puesto sobre la mesa nuevos compromisos, detallando sus contribuciones al esfuerzo global para alcanzar los objetivos climáticos; más de 50 países, así como toda la Unión Europea, se han comprometido a cumplir objetivos de emisiones netas cero. Si se cumplen a tiempo y en su totalidad, tal y como se ha modelizado en detalle en nuestro nuevo Escenario de Compromisos Anunciados (APS), empiezan a doblar la curva de emisiones globales hacia abajo. Hasta 2030, las fuentes de generación de energía de bajas emisiones representan la mayor parte de las adiciones de capacidad en este escenario, con adiciones anuales de energía solar fotovoltaica y eólica que se acercan a los 500 gigavatios (GW) para 2030. Como resultado, el consumo de carbón en el sector eléctrico en 2030 es un 20% inferior a los máximos recientes. El rápido crecimiento de las ventas de vehículos eléctricos y las continuas mejoras en la eficiencia del combustible conducen a un pico en la demanda de petróleo alrededor de 2025. El aumento de la eficiencia significa que la demanda mundial de energía se estabiliza después de 2030.

Si se cumplen todos los compromisos anunciados, las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía se reducirán en un 40% hasta 2050. Todos los sectores experimentan un descenso, siendo el sector eléctrico el que más se reduce. El aumento de la temperatura media mundial en 2100 se mantiene en torno a 2,1 °C por encima de los niveles preindustriales, aunque este escenario no alcanza las emisiones netas cero, por lo que la tendencia de la temperatura aún no se ha estabilizado.

Los gobiernos tienen que hacer mucho más para cumplir sus compromisos anunciados. Si examinamos sector por sector las medidas que los gobiernos han puesto en marcha, así como las iniciativas políticas específicas que se están desarrollando, se observa un panorama diferente, que se representa en nuestro Escenario de Políticas Estatales (STEPS). En este escenario también se observa una aceleración del ritmo de cambio en el sector eléctrico, suficiente para lograr un descenso gradual de las emisiones del sector incluso cuando la demanda mundial de electricidad casi se duplica hasta 2050.

Sin embargo, esto se ve compensado por el continuo crecimiento de las emisiones de la industria, como la producción de cemento y acero, y del transporte pesado, como los camiones de carga. Este crecimiento procede en gran medida de las economías de mercado emergentes y en desarrollo, a medida que construyen sus infraestructuras nacionales. En los STEPS, casi todo el crecimiento neto de la demanda energética hasta 2050 se satisface con fuentes de bajas emisiones, pero eso deja las emisiones anuales en torno a los niveles actuales. Como resultado, la temperatura media mundial seguirá aumentando cuando alcance los 2,6 °C por encima de los niveles preindustriales en 2100.

Los compromisos climáticos anunciados mueven la aguja, pero no se puede dar por hecho que se cumplan en su totalidad y a tiempo

La EPA prevé duplicar la inversión y la financiación en energías limpias durante la próxima década, pero esta aceleración no es suficiente para superar la inercia del sistema energético actual. En particular, durante el periodo crucial hasta 2030, las acciones de este escenario se quedan muy cortas en cuanto a la reducción de emisiones que sería necesaria para mantener la puerta abierta a una trayectoria de emisiones netas cero para 2050. Una de las principales razones de este déficit es que los compromisos climáticos actuales, reflejados en la EPA, revelan fuertes divergencias entre los países en cuanto a las velocidades prometidas para sus transiciones energéticas.

Junto a sus logros, este escenario también contiene el germen de nuevas divisiones y tensiones, en los ámbitos del comercio de bienes intensivos en energía, por ejemplo, o en la inversión y las finanzas internacionales. El éxito de las transiciones energéticas, ordenadas y de amplia base, depende de que se encuentren formas de disminuir las tensiones en el sistema internacional que se ponen de manifiesto en la EPA. Todos los países tendrán que hacer más para alinear y reforzar sus objetivos para 2030 y hacer de esta una transición global colaborativa en la que nadie se quede atrás.

Today’s pledges cover less than 20% of the gap in emissions reductions that needs to be closed by 2030 to keep a 1.5 °C path within reach

Global emissions by scenario, 2000-2050

Graficas en enlace _Open 

El WEO-2021 destaca cuatro medidas clave que pueden ayudar a cerrar la brecha entre los compromisos actuales y una trayectoria de 1,5 °C en los próximos diez años, y a apuntalar nuevas reducciones de emisiones después de 2030. Más del 40% de las medidas requeridas son rentables, lo que significa que suponen un ahorro de costes para los consumidores en comparación con la trayectoria de la EPA. Todos los países tienen que hacer más: los que ya tienen compromisos netos de cero representan aproximadamente la mitad de las reducciones adicionales, sobre todo China. Las cuatro medidas son:

  •     Un enorme impulso adicional a la electrificación limpia que requiere duplicar el despliegue de energía solar fotovoltaica y eólica en relación con la EPA; una gran expansión de otra generación de bajas emisiones, incluyendo el uso de la energía nuclear cuando sea aceptable; una enorme construcción de infraestructura eléctrica y todas las formas de flexibilidad del sistema, incluyendo la energía hidroeléctrica; una rápida eliminación del carbón; y un impulso para ampliar el uso de la electricidad para el transporte y la calefacción. Acelerar la descarbonización del mix eléctrico es la palanca más importante de la que disponen los responsables políticos: cierra más de un tercio de la brecha de emisiones entre la EPA y la NZE. Con un mejor diseño del mercado de la energía y otras condiciones favorables, los bajos costes de la energía eólica y solar fotovoltaica significan que más de la mitad de las reducciones de emisiones adicionales podrían obtenerse sin coste alguno para los consumidores de electricidad.
  •    Un enfoque incesante en la eficiencia energética, junto con medidas para moderar la demanda de servicios energéticos a través de la eficiencia de los materiales y el cambio de comportamiento. La intensidad energética de la economía mundial disminuye en más de un 4% anual entre 2020 y 2030 en la NZE, más del doble del ritmo medio de la década anterior. Sin esta mejora en la intensidad energética, el consumo total de energía final en la NZE sería aproximadamente un tercio mayor en 2030, lo que aumentaría significativamente el coste y la dificultad de descarbonizar el suministro de energía. Estimamos que casi el 80% de las ganancias adicionales de eficiencia energética en la NZE durante la próxima década se traduce en un ahorro de costes para los consumidores.
  •   Un amplio impulso para reducir las emisiones de metano de las operaciones con combustibles fósiles. La reducción rápida de las emisiones de metano es una herramienta clave para limitar el calentamiento global a corto plazo, y las oportunidades de reducción más rentables se encuentran en el sector energético, especialmente en las operaciones de petróleo y gas. La reducción del metano no se aborda con la suficiente rapidez o eficacia simplemente reduciendo el uso de combustibles fósiles; los esfuerzos concertados de los gobiernos y la industria son vitales para garantizar la reducción de emisiones que cierre casi el 15% de la brecha con respecto a la NZE.
  •  Un gran impulso a la innovación en energías limpias. Esta es otra brecha crucial que debe cubrirse en la década de 2020, aunque la mayor parte de los impactos sobre las emisiones no se perciban hasta más tarde. Todas las tecnologías necesarias para lograr una profunda reducción de las emisiones hasta 2030 están disponibles. Pero casi la mitad de las reducciones de emisiones logradas en la NZE en 2050 proceden de tecnologías que hoy se encuentran en fase de demostración o prototipo. Éstas son especialmente importantes para hacer frente a las emisiones de la siderurgia, el cemento y otros sectores industriales de alto consumo energético, así como del transporte de larga distancia. Los compromisos anunciados hoy no alcanzan los hitos clave de la NZE para el despliegue de los combustibles basados en el hidrógeno y otros combustibles bajos en carbono, así como la captura, utilización y almacenamiento de carbono (CCUS). 

Solutions to close the gap with a 1.5 °C path are available – and many are highly cost-effective

Cost-effective reductions by technology measure from the Announced Pledges Scenario to the Net Zero Scenario in 2030

Graficas en enlace Open

Ambition gap between the Announced Pledges and Net Zero Scenarios in 2030

Open 

Conseguir que el mundo se encamine hacia los 1,5 °C requiere un aumento de la inversión anual en proyectos e infraestructuras de energía limpia hasta alcanzar casi 4 billones de dólares en 2030. Alrededor del 70% del gasto adicional necesario para cerrar la brecha entre la EPA y la NZE se necesita en las economías de mercado emergentes y en desarrollo. Ha habido algunos ejemplos notables de economías en desarrollo que han movilizado capital para proyectos de energía limpia, como el éxito de la India en la financiación de una rápida expansión de la energía solar fotovoltaica en pos de su objetivo de 450 GW de energías renovables para 2030.

Sin embargo, también ha habido retos persistentes, muchos de los cuales se han visto exacerbados por la pandemia. Los fondos para apoyar la recuperación económica sostenible son escasos y el capital sigue siendo hasta siete veces más caro que en las economías avanzadas. En algunos de los países más pobres del mundo, Covid-19 también rompió la tendencia de progreso constante hacia el acceso universal a la electricidad y la cocina limpia. El número de personas sin acceso a la electricidad aumentará un 2% en 2021, y casi todo el aumento se producirá en el África subsahariana.

Es esencial un catalizador internacional para acelerar los flujos de capital en apoyo de las transiciones energéticas y permitir a las economías en desarrollo trazar una nueva vía de desarrollo con menos emisiones. La mayor parte de las inversiones energéticas relacionadas con la transición deberán ser realizadas por promotores, consumidores y financieros privados que respondan a las señales del mercado y a las políticas establecidas por los gobiernos. Además de las reformas políticas y normativas necesarias, las instituciones financieras públicas -dirigidas por los bancos internacionales de desarrollo y los mayores compromisos de financiación climática de las economías avanzadas- desempeñan un papel crucial para impulsar la inversión en ámbitos en los que los agentes privados aún no ven el equilibrio adecuado entre riesgo y recompensa. 

 Finance is the missing link to accelerate clean energy deployment in developing economies

La demanda de carbón disminuye en todos nuestros escenarios, pero la diferencia entre el descenso del 10% hasta 2030 en APS y el descenso del 55% en NZE es la velocidad a la que se elimina el carbón del sector eléctrico. Esto tiene cuatro componentes: detener la aprobación de nuevas centrales de carbón no reducidas; reducir las emisiones de los 2.100 GW de centrales en funcionamiento, que produjeron más de un tercio de la electricidad mundial en 2020; invertir -a escala suficiente- para satisfacer de forma fiable la demanda que, de otro modo, habría sido satisfecha por el carbón; y gestionar las consecuencias económicas y sociales del cambio. La aprobación de nuevas centrales de carbón se ha ralentizado drásticamente en los últimos años, frenada por el menor coste de las alternativas de energía renovable, el aumento de la concienciación sobre los riesgos medioambientales y las cada vez más escasas opciones de financiación. Sin embargo, actualmente se están construyendo unos 140 GW de nuevas centrales de carbón y más de 400 GW están en distintas fases de planificación.

El anuncio de China de poner fin a las ayudas a la construcción de centrales de carbón en el extranjero es potencialmente muy significativo: podría llevar a la cancelación de hasta 190 GW de proyectos de carbón que se construyen en el APS. Esto podría ahorrar unas 20 gigatoneladas de emisiones de CO2 acumuladas si estas centrales se sustituyen por generación de bajas emisiones, una cantidad comparable al ahorro total de emisiones que supondría que la Unión Europea pasara a ser neta cero en 2050.

Reducir las emisiones del actual parque mundial de carbón requiere un esfuerzo político amplio y específico. En nuestros escenarios, las centrales de carbón se modernizan con CCUS, se reconfiguran para ser cofundidas con combustibles de bajas emisiones como la biomasa o el amoníaco, se reutilizan para centrarse en la adecuación del sistema o se retiran. Las jubilaciones en el APS se producen al doble del ritmo de la última década, y el ritmo casi se duplica de nuevo en la NZE hasta alcanzar casi 100 GW de jubilaciones al año. Las intervenciones políticas deben centrarse en la retirada de centrales que no lo hubieran hecho de otro modo, al tiempo que se apoyan medidas para reducir las emisiones del parque restante.

Hay que apoyar a los que pierden sus puestos de trabajo en los sectores en declive. La gestión de la retirada del carbón depende de un compromiso temprano y sostenido por parte de los gobiernos y las instituciones financieras para mitigar los impactos en los trabajadores y las comunidades afectadas, y para permitir la recuperación y reutilización de las tierras. Las transiciones energéticas crean dislocaciones: se crean muchos más puestos de trabajo, pero no necesariamente en los mismos lugares donde se pierden los empleos. Los conjuntos de habilidades no son automáticamente transferibles y se necesitan nuevas habilidades. Esto es cierto tanto en países concretos como a nivel internacional. Los gobiernos tienen que gestionar los impactos con cuidado, buscando vías de transición que maximicen las oportunidades de trabajo decente y de alta calidad y que los trabajadores puedan utilizar sus habilidades existentes, y movilizando el apoyo a largo plazo para los trabajadores y las comunidades afectadas. 

Strategies to phase out coal have to effectively deal with impacts on jobs and electricity security

Coal-fire capacity addition in the Announced Pledges Scenario, 1991-2050

Open

  •      Planned - potential cancellations with end of China support for projects abroad

La demanda de petróleo, por primera vez, entra en declive en todos los escenarios examinados en el WEO-2021, aunque el momento y la velocidad de la caída varían mucho. En el STEPS, el punto álgido de la demanda se alcanza a mediados de la década de 2030 y el descenso es muy gradual. En el APS, un pico poco después de 2025 va seguido de un descenso hacia los 75 millones de barriles diarios (mb/d) en 2050. Para satisfacer las necesidades de la NZE, el uso del petróleo cae en picado hasta los 25 mb/d a mediados de siglo.

La demanda de gas natural aumenta en todos los escenarios durante los próximos cinco años, pero después hay fuertes divergencias. Son muchos los factores que influyen en la medida y el tiempo en que el gas natural sigue ocupando un lugar en los distintos sectores a medida que se acelera la transición hacia las energías limpias.

Las perspectivas no son ni mucho menos uniformes en los distintos países y regiones. En la NZE, el rápido aumento de los combustibles de bajas emisiones es una de las razones clave -junto con la mayor eficiencia y la electrificación- por las que no se necesitan nuevos yacimientos de petróleo y gas más allá de los ya aprobados para su desarrollo. El despliegue real de los combustibles de bajas emisiones va por buen camino. Por ejemplo, a pesar del creciente interés por el hidrógeno bajo en carbono, la cartera de proyectos de hidrógeno previstos no alcanza los niveles de uso en 2030 que implican los compromisos anunciados, y aún menos las cantidades requeridas en la NZE (que son nueve veces superiores a las de la EPA).

Liquids and gases are caught between scenarios

El mundo no está invirtiendo lo suficiente para satisfacer sus futuras necesidades energéticas, y la incertidumbre sobre las políticas y las trayectorias de la demanda crean un fuerte riesgo de un período volátil en los mercados energéticos. El gasto relacionado con la transición se está recuperando gradualmente, pero sigue estando muy por debajo de lo necesario para satisfacer la creciente demanda de servicios energéticos de forma sostenible. El déficit es visible en todos los sectores y regiones. Al mismo tiempo, la cantidad que se gasta en petróleo y gas natural, arrastrada por dos colapsos de precios en 2014-15 y en 2020, se orienta hacia un mundo de demanda estancada o incluso decreciente de estos combustibles.

El gasto en petróleo y gas hoy en día es una de las pocas áreas que está razonablemente bien alineada con los niveles vistos en la NZE hasta 2030.

El análisis de la AIE ha puesto de relieve en repetidas ocasiones que un aumento del gasto para impulsar el despliegue de tecnologías e infraestructuras de energía limpia proporciona la manera de salir de este estancamiento, pero esto tiene que ocurrir rápidamente o los mercados energéticos mundiales se enfrentarán a un período turbulento y volátil por delante. Es esencial que los responsables políticos emitan señales y directrices claras. Si el camino que tenemos por delante está pavimentado sólo con buenas intenciones, será un viaje lleno de baches.

There is a looming risk of more turbulence ahead for energy markets

Clean energy and infrastructure investment, 2018-2030

Graficas en enlace Open

Oil and natural gas production investment, 2018-2030

Graficas en enlace Open 

 Las transiciones energéticas pueden amortiguar el impacto de las subidas de los precios de las materias primas, si los consumidores pueden obtener ayuda para gestionar los costes iniciales del cambio. En un sistema energético en transformación como el de NZE, los hogares dependen menos del petróleo y el gas para satisfacer sus necesidades energéticas, gracias a las mejoras en la eficiencia, el cambio a la electricidad para la movilidad y el abandono de las calderas de combustibles fósiles para la calefacción. Por estas razones, una gran crisis de los precios de los productos básicos en 2030 es un 30% menos costosa para los hogares de la NZE en comparación con los de la STEPS. Llegar a este punto requerirá políticas que ayuden a los hogares a sufragar los costes iniciales adicionales de las mejoras de eficiencia y de los equipos de bajas emisiones, como los vehículos eléctricos y las bombas de calor.

A medida que la electricidad va ocupando una parte cada vez mayor de las facturas energéticas de los hogares, los gobiernos tienen que garantizar la resistencia de los mercados eléctricos incentivando las inversiones en flexibilidad, eficiencia y respuesta de la demanda. En todos los escenarios, la proporción de energías renovables variables en la generación de electricidad se amplía hasta alcanzar el 40-70% en 2050 (e incluso más en algunas regiones), frente a una media de algo menos del 10% en la actualidad. En la NZE, habrá unos 240 millones de sistemas solares fotovoltaicos en los tejados y 1.600 millones de coches eléctricos en 2050.

Un sistema de este tipo tendrá que funcionar de forma muy flexible, gracias a una capacidad adecuada, redes robustas, almacenamiento en baterías y fuentes de electricidad de bajas emisiones despachables (como la energía hidroeléctrica, la geotérmica y la bioenergía, así como plantas de hidrógeno y amoníaco, o pequeños reactores nucleares modulares). Este tipo de sistema también requerirá tecnologías digitales que puedan apoyar la respuesta del lado de la demanda y gestionar de forma segura los flujos multidireccionales de datos y energía.

Transitions can offer some shelter for consumers against oil and gas price shocks

Los patrones comerciales, las políticas de los productores y las consideraciones geopolíticas siguen siendo de vital importancia para la seguridad energética, incluso a medida que el mundo cambia a un sistema energético electrificado y rico en energías renovables. Esto se relaciona en parte con el modo en que las transiciones energéticas afectan al petróleo y al gas a medida que el suministro se concentra en un grupo más pequeño de países ricos en recursos, incluso cuando sus economías se ven sometidas a la presión de unos ingresos de exportación más bajos.

Los precios más altos o más volátiles de minerales críticos como el litio, el cobalto, el níquel, el cobre y los elementos de tierras raras podrían ralentizar el progreso mundial hacia un futuro energético limpio o hacerlo más costoso. Las subidas de precios de los minerales clave en 2021 podrían aumentar los costes de los módulos solares, las turbinas eólicas, las baterías de los vehículos eléctricos y las líneas eléctricas entre un 5 y un 15%. Si se mantiene hasta 2030 en la NZE, esto añadiría 700.000 millones de dólares a la inversión necesaria para estas tecnologías. Los minerales críticos, junto con los combustibles ricos en hidrógeno como el amoníaco, también se convierten en elementos importantes en el comercio internacional relacionado con la energía; su cuota combinada pasa del 13% actual al 25% en la EPA y a más del 80% en la NZE para 2050.

Other potential energy security vulnerabilities require close vigilance

Los fenómenos meteorológicos extremos del año pasado han puesto de manifiesto los riesgos del cambio climático sin control, y el sector energético sentirá sus efectos. En la actualidad, las infraestructuras energéticas del mundo ya se enfrentan a crecientes riesgos físicos relacionados con el cambio climático, lo que pone de relieve la urgente necesidad de mejorar la resiliencia de los sistemas energéticos.

Estimamos que alrededor de una cuarta parte de las redes eléctricas mundiales se enfrentan actualmente a un alto riesgo de vientos ciclónicos destructivos, mientras que más del 10% de las flotas de generación despachables y de las refinerías costeras son propensas a graves inundaciones costeras, y un tercio de las centrales térmicas refrigeradas por agua dulce están situadas en zonas de gran estrés hídrico. En los STEPS, la frecuencia de los episodios de calor extremo se duplicaría en 2050 en comparación con la actualidad, y serían un 120% más intensos, lo que afectaría al rendimiento de las redes y las centrales térmicas y aumentaría la demanda de refrigeración.

Si no se acelera la transición a las energías limpias, la población seguirá expuesta a la contaminación atmosférica. En la actualidad, el 90% de la población mundial respira aire contaminado, lo que provoca más de 5 millones de muertes prematuras al año. El STEPS prevé un aumento del número de muertes prematuras por contaminación atmosférica durante la próxima década. En la NZE, hay 2,2 millones menos de muertes prematuras al año para 2030, lo que supone una reducción del 40% respecto a la actualidad.

The costs of inaction on climate are immense, and the energy sector is at risk

Estimated market sizes of oil and selected clean energy technology equipment in the Net Zero Scenario, 2020-2050

Graficas en enlace Open 

 En la NZE, existe una oportunidad de mercado anual que supera ampliamente el billón de dólares en 2050 para los fabricantes de turbinas eólicas, paneles solares, baterías de iones de litio, electrolizadores y pilas de combustible. Esta cifra es comparable al actual mercado mundial del petróleo. Esto crea enormes perspectivas para las empresas que están bien posicionadas a lo largo de un conjunto de cadenas de suministro globales en expansión. Incluso en un sistema energético mucho más electrificado, hay grandes oportunidades para los proveedores de combustible: las empresas que producen y suministran gases bajos en carbono en 2050 manejan el equivalente a casi la mitad del mercado mundial actual de gas natural.

El empleo en áreas de energías limpias se convertirá en una parte muy dinámica de los mercados laborales, con un crecimiento que compensará con creces el declive de los sectores tradicionales de suministro de combustibles fósiles. Además de crear puestos de trabajo en las industrias de las energías renovables y de las redes energéticas, las transiciones hacia las energías limpias aumentan el empleo en áreas como las adaptaciones y otras mejoras de la eficiencia energética en los edificios, y la fabricación de electrodomésticos eficientes y vehículos eléctricos y de pila de combustible. En total, en 2030 habrá 13 millones de trabajadores más en el sector de las energías limpias y sectores afines en la EPA, y esta cifra se duplica en la NZE.

The potential prize is huge for those who make the leap to the new energy economy

Este WEO-2021 ofrece duras advertencias sobre la senda en la que nos encontramos, pero también un análisis lúcido de las acciones que pueden llevar al mundo a la senda de un futuro de 1,5 °C, con una fuerte afirmación de los beneficios que ello conlleva. Los gobiernos están en el asiento del conductor: todos, desde las comunidades locales hasta las empresas y los inversores, tienen que estar a bordo, pero nadie tiene la misma capacidad que los gobiernos para dirigir el sistema energético hacia un destino más seguro.

El camino que queda por recorrer es difícil y estrecho, sobre todo si la inversión sigue siendo inferior a la necesaria, pero el mensaje central del WEO-2021 es, no obstante, esperanzador. El análisis describe claramente lo que hay que hacer durante la próxima década, que es crucial: centrarse en impulsar la electrificación limpia, mejorar la eficiencia, reducir las emisiones de metano y acelerar la innovación, junto con estrategias para desbloquear los flujos de capital en apoyo de las transiciones energéticas limpias y garantizar la fiabilidad y la asequibilidad. Muchas de las acciones descritas son rentables, y los costes del resto son insignificantes comparados con los inmensos riesgos de la inacción.

Llevar a cabo la agenda expuesta en este WEO representa una enorme oportunidad para cambiar el sistema energético mundial de manera que mejore la vida y los medios de subsistencia de las personas. Una ola de inversión en un futuro sostenible debe ser impulsada por una señal inequívoca de Glasgow.

References

  1. In the rest of the report and online charts, the Net Zero Emissions by 2050 Scenario is abbreviated "Net Zero Scenario, (NZE)".

 A new energy economy is emerging 

Hay señales inequívocas de cambio. En 2020, incluso cuando las economías se hundieron bajo el peso de los cierres de Covid-19, las adiciones de fuentes de energía renovables como la eólica y la solar fotovoltaica aumentaron a su mayor ritmo en dos décadas, y las ventas de vehículos eléctricos establecieron nuevos récords. Se vislumbra una nueva economía energética, impulsada por la acción política, la innovación tecnológica y la creciente urgencia de la necesidad de afrontar el cambio climático. No hay ninguna garantía de que la aparición de esta nueva economía energética se produzca sin problemas, y no está avanzando con la suficiente rapidez como para evitar los graves impactos de un clima cambiante. Pero ya está claro que la economía energética del mañana promete ser muy diferente de la actual.

La electricidad está adquiriendo un papel cada vez más central en la vida de los consumidores y, para un número creciente de hogares, promete convertirse en la fuente de energía de la que dependen para todas sus necesidades cotidianas: movilidad, cocina, iluminación, calefacción y refrigeración. La fiabilidad y la asequibilidad de la electricidad van a ser aún más críticas para todos los aspectos de la vida y el bienestar de las personas.

La cuota de la electricidad en el consumo final de energía en el mundo ha aumentado de forma constante en las últimas décadas, y ahora se sitúa en el 20%. Su aumento se acelera en los próximos años a medida que se acelera el ritmo de las transiciones. En la NZE, la electricidad representará alrededor del 50% del consumo final de energía en 2050 (alrededor del 30% en la EPA). Dado que la electricidad proporciona servicios energéticos útiles con mayor eficiencia que otros combustibles, la contribución de la electricidad es incluso mayor de lo que sugieren estas cifras.

El aumento de la electricidad requiere un incremento paralelo de su cuota de inversión relacionada con la energía. Desde 2016, la inversión mundial en el sector eléctrico ha sido sistemáticamente superior a la del suministro de petróleo y gas. Cuanto más rápido avancen las transiciones hacia las energías limpias, más se ampliará esta brecha y, en consecuencia, la electricidad se convertirá en el escenario central de las transacciones financieras relacionadas con la energía. En la NZE, la inversión en generación de energía e infraestructuras es seis veces mayor que en el suministro de petróleo y gas para 2030.

Las tecnologías limpias en el sector de la energía y en toda una serie de usos finales se han convertido en la primera opción para los consumidores de todo el mundo, inicialmente debido al apoyo político, pero con el tiempo porque simplemente son las más rentables. En la mayoría de las regiones, la energía solar fotovoltaica o la eólica representan ya la fuente más barata de generación de electricidad. Basándose en los costes totales de propiedad, el caso de los coches eléctricos en muchos mercados ya es convincente.

En la nueva economía de la energía, la enorme oportunidad de mercado para las tecnologías limpias se convierte en una nueva e importante área de inversión y competencia internacional; los países y las empresas compiten por su posición en las cadenas de suministro mundiales. Calculamos que, si el mundo se encamina hacia las emisiones netas cero en 2050, la oportunidad de mercado anual para los fabricantes de turbinas eólicas, paneles solares, baterías de iones de litio, electrolizadores y pilas de combustible se multiplica por diez hasta alcanzar los 1,2 billones de dólares en 2050, unas 3,5 veces más que en los STEPS. Estos cinco elementos por sí solos serían mayores que la industria petrolera actual y sus ingresos asociados.  

La nueva economía de la energía implica interacciones variadas y a menudo complejas entre los mercados de la electricidad, los combustibles y el almacenamiento, lo que crea nuevos retos para la regulación y el diseño del mercado. Una cuestión importante es cómo gestionar el potencial de aumento de la variabilidad tanto en el lado de la demanda como en el de la oferta de la ecuación energética. La variabilidad de la oferta de electricidad se verá afectada por el aumento de la proporción de energía eólica y solar fotovoltaica, lo que supondrá una enorme prima para la solidez de las redes y otras fuentes de flexibilidad del suministro. La variabilidad de la demanda vendrá determinada por el creciente despliegue de bombas de calor y aparatos de aire acondicionado (estos últimos especialmente en las economías en desarrollo, donde los niveles actuales de propiedad son bajos), y podría verse exacerbada por una recarga mal secuenciada de las flotas de vehículos eléctricos o por olas de frío, olas de calor u otros fenómenos meteorológicos extremos. Si no se aplican políticas eficaces para preparar y gestionar estas fluctuaciones, la variación diaria de la demanda podría aumentar sobre la base de las promesas anunciadas hasta 270 gigavatios (GW) en la Unión Europea (desde los 120 GW actuales) y más de 170 GW en la India (desde los 40 GW) para mediados de siglo.

Las tecnologías digitales desempeñan un papel crucial en la integración de los distintos aspectos del nuevo sistema energético. Sectores que hasta ahora funcionaban en gran medida de forma independiente (como la electricidad y el transporte) se conectan de nuevas formas con el auge de la movilidad eléctrica, y las redes tienen que hacer frente a una diversidad y complejidad de flujos mucho mayor a medida que muchos nuevos actores, incluidos los hogares, entran en escena como productores. La gestión de las plataformas y los datos necesarios para que este sistema funcione eficazmente se convierte en una parte central de la nueva economía energética, al igual que la mitigación de los riesgos asociados de ciberseguridad y privacidad de los datos.

La electrificación limpia es el tema dominante en las primeras fases de la transformación de la economía energética mundial, junto con la búsqueda de mejoras en la eficiencia. Sin embargo, con el tiempo, el rápido despliegue continuado en estos ámbitos debe ir acompañado de la innovación en materia de energía limpia y del uso generalizado de tecnologías que aún no están disponibles en el mercado. Estas tecnologías son vitales para descarbonizar áreas como la industria pesada y el transporte de larga distancia que no son fácilmente susceptibles de electrificación por una u otra razón, e incluyen baterías avanzadas, electrolizadores de hidrógeno, biocombustibles avanzados y nuevas tecnologías para la captura y uso del CO2, incluyendo la captura directa del aire. La construcción de estos pilares adicionales de la nueva economía energética requiere una inversión temprana y sostenida en I+D en energía y un programa acelerado de proyectos de demostración.

Estos cambios reorientan los flujos mundiales de comercio y capital. La proporción combinada de hidrógeno y minerales críticos (como el litio, el cobalto, el cobre y los elementos de tierras raras) en el comercio mundial relacionado con la energía se eleva a una cuarta parte del total en la EPA, y adquiere una parte dominante en la NZE, ya que el valor del comercio de combustibles fósiles disminuye considerablemente. Esto cambia por completo la dinámica actual del comercio internacional relacionado con la energía, y va acompañado de un cambio importante en los flujos financieros relacionados con la energía: el descenso del valor del comercio de combustibles fósiles hace que los ingresos denominados en dólares que obtienen las economías productoras de las exportaciones de petróleo y gas disminuyan considerablemente con el tiempo.

La nueva economía energética descrita en la NZE es una economía de colaboración en la que los países demuestran un enfoque compartido para garantizar las reducciones necesarias de las emisiones, al tiempo que minimizan y toman precauciones contra los nuevos riesgos de seguridad energética. Sin embargo, la EPA pone de manifiesto la posibilidad de que se produzcan nuevas divisiones y fragmentaciones a medida que los países avanzan a distintas velocidades en las transiciones energéticas. Para la década de 2030, por ejemplo, la EPA prevé la producción de acero "verde" en las economías que se han comprometido a alcanzar el nivel cero neto, junto con el uso continuado de métodos tradicionales intensivos en emisiones en otros lugares, lo que profundiza las tensiones en torno al comercio de bienes intensivos en energía. También podría haber un abismo en la inversión y las finanzas internacionales: las disciplinas cada vez más estrictas que se aplican a los flujos financieros pueden significar que el capital del mundo "cero neto" no fluya muy libremente hacia los países que experimentan transiciones más lentas. El éxito de unas transiciones ordenadas y amplias en las que los países disfruten de los beneficios del comercio mundial dependerá de que se encuentren formas de atenuar y gestionar las posibles tensiones en el sistema internacional que se ponen de manifiesto en la EPA. 

 Lograr las emisiones netas cero requiere un aumento sin precedentes de la inversión en energías limpias. En la NZE, la inversión anual en energía limpia se eleva a 4 billones de dólares para 2030, lo que supone más que triplicar los niveles actuales. Movilizar una inversión tan grande será un reto, pero la inversión necesaria para asegurar las transiciones de energía limpia ofrece un nivel de oportunidades de mercado sin precedentes a los fabricantes de equipos, proveedores de servicios, promotores y empresas de ingeniería, adquisición y construcción a lo largo de toda la cadena de suministro de energía limpia.

En la NZE, el tamaño combinado del mercado de turbinas eólicas, paneles solares, baterías de iones de litio, electrolizadores y pilas de combustible representa una oportunidad de mercado acumulada hasta 2050 por valor de 27 billones de dólares. Con más del 60% del total, las baterías representan la mayor parte del mercado estimado de equipos de tecnología de energía limpia en 2050. Con más de 3.000 millones de vehículos eléctricos (VE) en la carretera y 3 teravatios-hora (TWh) de almacenamiento de baterías desplegados en la NZE en 2050, las baterías desempeñan un papel fundamental en la nueva economía energética. También se convierten en la mayor fuente de demanda de varios minerales críticos como el litio, el níquel y el cobalto.

 Las economías avanzadas y China han estado desarrollando sus programas de investigación y desarrollo (I+D) y aumentando el gasto en innovación de energías limpias, pero los patrones de gasto cambiarán a medida que el despliegue se amplíe en todo el mundo. En la NZE, la región de Asia-Pacífico alberga el 45% del mercado estimado para las tecnologías de energías limpias en 2050, y la parte del mercado que corresponde a América del Norte y Europa es menor que en los primeros años del periodo.

Muchos países están tratando de desarrollar conocimientos y capacidades de fabricación que les permitan utilizar algunos productos producidos localmente para satisfacer la demanda nacional, y también participar en las cadenas de suministro mundiales y conceder licencias de propiedad intelectual relacionadas. Las empresas emergentes del sector de la energía tienen un importante papel que desempeñar en este sentido. A pesar de la pandemia, las empresas emergentes de tecnología de energía limpia han recibido niveles de capital sin precedentes, y se espera que la inversión en 2021 supere los 4.000 millones de dólares de capital en fase inicial recaudados en 2019, que fue el año anterior en que se alcanzó el máximo. Estados Unidos sigue representando alrededor de la mitad del capital que se invierte, pero Europa fue la única región importante que aumentó la inversión en 2020 y la cuota de mercado de China ha pasado del 5% en el período 2010-14 a más del 35% en los últimos tres años.

Los gobiernos de todo el mundo también buscan activamente atraer más talento. India y Singapur han puesto en marcha iniciativas gubernamentales para apoyar a los empresarios internacionales de las energías limpias. China, Japón y Estados Unidos han asumido recientemente compromisos de alto nivel en materia de I+D e innovación en el ámbito de la energía, enmarcándola como un área crítica de competencia tecnológica en los próximos años. En Europa, iniciativas públicas como la Alianza Europea de Baterías buscan activamente crear nuevas cadenas de valor. Existe una oportunidad trascendental para que los mejores innovadores se hagan con una parte de las cadenas de valor emergentes que tienen un enorme potencial de futuro.

Next Scenario trajectories and temperature outcomes

 https://www.iea.org/reports/world-energy-outlook-2021/a-new-energy-economy-is-emerging#abstract

 Key themes of WEO 2021 

  •     In the run-up to a crucial COP26 meeting in Glasgow, this World Energy Outlook-2021 (WEO-2021) provides a detailed picture of how far countries have come in their clean energy transitions, and how far they still have to go. A new global energy economy is emerging, but will need to take shape much more quickly to avoid severe impacts from a changing climate.
  •      An outlook based on today’s policy settings, the Stated Policies Scenario (STEPS), shows aggregate fossil fuel demand slowing to a plateau in the 2030s and then falling slightly by 2050, the first time this has been projected in this scenario. Almost all of the net growth in energy demand comes from low emissions sources. Nonetheless, the global average temperature rise in this scenario passes the 1.5 degrees Celsius (°C) mark around 2030 and would still be climbing as it reaches 2.6 °C in 2100.

 Energy consumers of tomorrow 

Cualquier evaluación de las perspectivas de la energía y las emisiones mundiales tiene que asignar un lugar central a las economías de mercado emergentes y en desarrollo. Hay miles de millones de personas en el planeta que aún no disponen de las viviendas y los electrodomésticos que se dan por descontados en la mayoría de las economías avanzadas, y cientos de millones de personas que carecen incluso del acceso más básico a la energía moderna. Los mercados emergentes y las economías en desarrollo, excluyendo a China1, representan hoy dos tercios de la población mundial, y en ellos se concentrará la gran mayoría de los dos mil millones de personas que parece que se sumarán a la población mundial en 2050. Se prevé que la población del África subsahariana crezca con especial rapidez y que se duplique de aquí a 2050.

Como ha demostrado ampliamente China en las dos últimas décadas, y muchas economías avanzadas antes, el proceso de construcción de las infraestructuras necesarias en una economía moderna y en rápido desarrollo ha sido hasta ahora muy intensivo en energía y emisiones. Ahora que muchos mercados emergentes y países en desarrollo se plantean la mejor manera de satisfacer sus futuras necesidades energéticas y de desarrollo, el descenso de los costes de las principales tecnologías energéticas limpias ofrece una gran oportunidad para trazar una nueva vía de crecimiento con menos emisiones, centrada en la electrificación limpia y la eficiencia (véase la sección "Mantener abierta la puerta a 1,5 °C"). Sin embargo, ningún país ha mostrado todavía una forma rentable de dar el salto a las tecnologías bajas en carbono en todos los ámbitos del uso de la energía, como el acero, el cemento y el transporte de mercancías, que son fundamentales para la construcción y el funcionamiento de las economías modernas.

El punto de partida de este viaje no es propicio. La mayoría de las economías de mercado emergentes y en desarrollo se enfrentan a una crisis de salud pública con la pandemia de Covid-19, sin los medios ni la oportunidad de iniciar campañas de vacunación masiva en serio. La pandemia ha supuesto un revés para los esfuerzos por mejorar el acceso a la energía moderna y ha tensado aún más las finanzas de las empresas de servicios públicos, que son inversores clave en las redes de suministro eléctrico y en los proyectos de energías renovables. El aumento del endeudamiento para hacer frente a los efectos de la pandemia ha dejado poco margen a muchos gobiernos para poner en marcha la inversión en recuperaciones sostenibles; el impulso anual a la energía limpia procedente del gasto público en recuperaciones asciende a menos de 10.000 millones de dólares para 2023. En general, si se excluye a China, las economías de mercado emergentes y en desarrollo representan una quinta parte de las cantidades que se invierten en todo el mundo en energía limpia.

En todos los combustibles y tecnologías, las economías de mercado emergentes y en desarrollo son fundamentales para configurar las tendencias mundiales en las próximas décadas. En los STEPS, la demanda de petróleo en estas economías es 12 millones de barriles al día (mb/d) mayor en 2030 que en 2020 (un aumento de casi el 30%), la demanda de gas en 520 bcm (un aumento de casi el 25%) y la demanda de carbón en 160 millones de toneladas equivalentes de carbón (Mtce) (un aumento del 4%). La demanda de combustibles fósiles en las economías avanzadas disminuye en la EPA, pero los compromisos anunciados no modifican las tendencias de demanda previstas en gran parte del mundo en desarrollo.

No obstante, hay algunos indicios de cambio estructural. La intensidad energética del PIB mejora un 2,8% anual en los STEPS en esta década; va acompañada de una perspectiva igualmente positiva para la intensidad del carbono. Los avances en materia de eficiencia energética y electrificación limpia contribuyen a apuntalar estas tendencias. Un ejemplo de ello son las normas de rendimiento energético más estrictas para los aparatos de aire acondicionado en la India, que contribuyen a mejorar el uso eficiente de la energía en un segmento de rápido crecimiento que, de otro modo, podría elevar los picos de demanda y agravar las tensiones en el sector eléctrico.

China es actualmente el líder mundial en instalaciones de energía renovable, y esto continúa en nuestros escenarios, pero un número creciente de mercados emergentes y economías en desarrollo están siguiendo su ejemplo. El ritmo de adición de capacidad se acelera en muchos países de los STEPS: entre ellos se encuentran mercados bien establecidos como India y Brasil, donde también florecen los biocombustibles para el transporte, así como otros más recientes en Oriente Medio y África. Las energías renovables representarán casi dos tercios de toda la nueva capacidad de producción de energía en los mercados emergentes y las economías en desarrollo (excluida China) en los STEPS para 2030, frente a la mitad actual. El aumento de la inversión en redes sólidas y otras fuentes de flexibilidad es vital para el funcionamiento fiable de los sistemas solares fotovoltaicos y eólicos; es especialmente importante en la India, que se acerca a su objetivo de aumentar la capacidad renovable hasta 450 GW en 2030, frente a los 150 GW actuales. 

 

La demanda de electricidad crece rápidamente en los mercados emergentes y en las economías en desarrollo de los STEPS. Esto refleja una mayor aceptación de los motores eléctricos industriales y el aumento de los niveles de propiedad de electrodomésticos, más que la electrificación a gran escala de nuevos usos finales, como el transporte. Mientras que los vehículos eléctricos de dos o tres ruedas ganan terreno rápidamente en muchos países, los vehículos eléctricos de pasajeros se enfrentan a una serie de barreras no económicas que no se han superado completamente en los STEPS (o en el APS). Entre ellos se encuentran la insuficiente infraestructura de recarga, las redes débiles o poco fiables y la dependencia en algunos países, especialmente en África, del mercado de vehículos de segunda mano, en el que los VE sólo estarán disponibles con cierto retraso. A pesar de estos obstáculos, hay algunas economías dentro de este grupo (por ejemplo, Singapur y Costa Rica) que ya cuentan con políticas de retirada progresiva para diferentes categorías de vehículos convencionales.

La electrificación limpia no puede responder a todas las necesidades de las economías en rápida urbanización e industrialización. Las transiciones en los combustibles y en los sectores de alto consumo energético, como los materiales de construcción, los productos químicos y el transporte de larga distancia, son especialmente importantes. Aquí las señales de los STEPS son menos alentadoras, a pesar de las continuas mejoras en la eficiencia y el cambio de combustibles más contaminantes por electricidad y gas natural. Se han desarrollado algunos proyectos nuevos de líquidos y gases con bajas emisiones de carbono, sobre todo de hidrógeno, en países con una gran base de recursos energéticos renovables o con grandes recursos de gas natural (Oriente Medio está bien situado en ambos aspectos), pero en los STEPS no alcanzan la escala que haría del hidrógeno un elemento principal de las estrategias y operaciones industriales.

Mobilising investment and finance

Conseguir que el mundo se encamine hacia las emisiones netas cero para 2050 requiere que la inversión relacionada con la transición energética limpia se acelere desde los niveles actuales hasta unos 4 billones de dólares anuales para 2030. La EPA ve avances en este frente, pero el nivel de inversión requerido en la NZE es tres cuartos más alto. Esta expansión está impulsada por un aumento de 1,1 billones de dólares, en relación con la EPA, en la inversión anual en la generación de energía limpia y la infraestructura eléctrica (dos tercios para la generación y un tercio para las redes), un aumento de 0,5 billones de dólares en la inversión en la eficiencia energética y la descarbonización del uso final en los sectores de los edificios, la industria y el transporte, así como una rápida ampliación desde una base baja de los combustibles de bajas emisiones basados en el hidrógeno o la bioenergía. Todas las regiones ven un aumento del gasto en energía limpia, pero el incremento necesario es especialmente grande en las economías de mercado emergentes y en desarrollo.

El gran aumento de la inversión de capital en las NZE se compensa en parte con el menor gasto de funcionamiento que sigue al cambio de los proyectos de suministro de combustible y generación de combustibles fósiles hacia las tecnologías limpias que requieren mucho capital. No obstante, mantener los costes de financiación iniciales bajos es fundamental para que esta transformación sea rápida y asequible. En los últimos años, los costes de financiación de toda la economía han tendido a bajar en todo el mundo. Sin embargo, el capital sigue siendo hasta siete veces más caro en las economías de mercado emergentes y en desarrollo que en las economías avanzadas, mientras que las expansiones fiscales y las presiones inflacionistas en todo el mundo aumentan el riesgo de que crezca la carga de la deuda y los costes de los préstamos en el futuro.

Lograr una rápida transición hacia la energía limpia depende de mejorar el acceso a la financiación de bajo coste para los proyectos de energía limpia. Esto significa canalizar los beneficios retenidos de los balances de las grandes empresas energéticas, así como abrir la financiación de una serie de empresas y fuentes externas, especialmente los bancos y los enormes fondos de capital de los mercados financieros. Calculamos que alrededor del 70% de las inversiones en energías limpias deberán ser realizadas por promotores, consumidores y financieros privados que respondan a las señales del mercado y a las políticas establecidas por los gobiernos. Pero también es necesario ampliar las fuentes públicas de financiación. Los agentes públicos, incluidas las empresas estatales, suelen desempeñar un papel fundamental en la financiación de las infraestructuras de red y en la transición a la energía limpia en los sectores con altas emisiones. Las instituciones financieras públicas tendrán que catalizar el capital privado, y su papel es especialmente importante en la NZE, donde su inversión es más del doble que en la EPA.

 Scenario trajectories and temperature outcomes 

Este World Energy Outlook ofrece un balance detallado de lo que han avanzado los países en su transición energética y un panorama aleccionador de lo que queda por hacer. En el STEPS, las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía y los procesos industriales repuntan rápidamente en 2021 y aumentan a 36 gigatoneladas (Gt) en 2030. En el APS, las emisiones alcanzan su punto máximo a mediados de la década de 2020 y vuelven a ser algo menos de 34 Gt en 2030, cerca de los niveles actuales. En la NZE, en cambio, las emisiones caen hasta 21 Gt en 2030, lo que supone un cambio de dirección decisivo.

La diferencia de 2,6 Gt en las emisiones entre los STEPS y los APS en 2030 pone de manifiesto la "brecha de implementación" que existe entre los compromisos anunciados de cero emisiones y los marcos políticos y las medidas específicas que requieren: los compromisos deben estar respaldados por políticas sólidas y creíbles y planes a largo plazo para hacerlos realidad. Sin embargo, la realización de estos compromisos en su totalidad cubriría menos del 20% de la brecha total entre los STEPS y la NZE. Esto deja una "brecha de ambición" de 12 Gt entre la EPA y la NZE en 2030 que requiere que los países vayan más allá de los compromisos existentes para estar en camino de lograr emisiones netas cero en 2050. En la NZE, las emisiones de metano también se reducen mucho más rápidamente que en la EPA. Si también se tiene en cuenta el metano, el déficit de ambición en 2030 sería de unas 14 Gt de CO2-eq.1 Si el mundo se desvía del camino en 2030, será extremadamente difícil recuperar el terreno perdido más adelante.

Hay grandes diferencias en las trayectorias de las emisiones en la EPA: las emisiones disminuyen en torno a un tercio (o 3,5 Gt) en las economías avanzadas para 2030, pero aumentan algo más del 10% (o 2,5 Gt) en las economías de mercado emergentes y en desarrollo. La EPA subraya el riesgo de que surja un mundo de dos velocidades, en el que un enfoque estrecho en la consecución de los compromisos nacionales de cero emisiones en algunos países vaya acompañado de esfuerzos limitados para dar prioridad a las reducciones de emisiones en otros, y se preste poca atención a los desbordamientos tecnológicos o a las posibilidades de trabajar en asociación. Esto podría ser fácilmente una receta para que surjan tensiones comerciales y de otro tipo, y sería un obstáculo para lograr las emisiones netas cero de la manera más rentable posible. La consecución de la NZE depende en gran medida de que todos los gobiernos trabajen juntos de forma eficaz y mutuamente beneficiosa.

Hemos llevado a cabo un nuevo análisis detallado utilizando el Modelo para la Evaluación del Cambio Climático Inducido por los Gases de Efecto Invernadero ("MAGICC") para evaluar los impactos de estas trayectorias de emisiones en el aumento de la temperatura media de la superficie del planeta.2 En el STEPS, el aumento de la temperatura media de la superficie del planeta superaría los 1,5 grados centígrados (°C) en torno a 2030.3 Las emisiones en 2050 son de alrededor de 32 Gt de CO2: si las emisiones continúan su tendencia después de 2050, y si hay cambios similares en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) no relacionados con la energía, el aumento de la temperatura en 2100 sería de alrededor de 2,6 °C. En el APS, la reducción más rápida de las emisiones de CO2 hasta alrededor de 21 Gt en 2050 tiene poco impacto en el año en que se superan los 1,5 °C, pero el aumento de la temperatura en 2100 se limitaría a unos 2,1 °C. La temperatura seguiría aumentando tanto en el STEPS como en el APS después de 2100 porque las emisiones totales de CO2 siguen siendo muy superiores a cero en 2100 en estos escenarios.

En el NZE, las emisiones de CO2 son netas en 2050 a nivel mundial y se producen rápidas reducciones de todas las emisiones no relacionadas con el CO2 (como el metano). El aumento de la temperatura alcanza un nivel máximo de algo más de 1,5 °C hacia 2050. A continuación, la temperatura empieza a descender lentamente como consecuencia de la reducción continuada de las emisiones que no son de CO2, y en 2100 el aumento de la temperatura ha descendido a unos 1,4 °C. En el SDS, las emisiones de CO2 se reducen a cero en torno a 2070 y se producen rápidas reducciones de las emisiones distintas del CO2. El nivel de 1,5 °C se supera a principios de la década de 2030 y el aumento de la temperatura alcanza un máximo de algo menos de 1,7 °C en torno a 2050.4 La EDS se ajusta al objetivo del Acuerdo de París de "mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2 °C", mientras que la NZE va más allá y se ajusta al objetivo del Acuerdo de París de "proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 °C".

La diferencia en el aumento de la temperatura entre los escenarios tiene graves consecuencias para los ecosistemas globales y el bienestar humano. Cuanto mayor sea el aumento de la temperatura, mayor será el riesgo de que se produzcan fenómenos meteorológicos graves como el calor extremo, la sequía, las inundaciones fluviales y costeras y la pérdida de cosechas. Incluso durante la última década, con un aumento medio de la temperatura de 1,1 °C por encima de los niveles preindustriales, los episodios de calor extremo fueron casi tres veces más frecuentes que en la época preindustrial. En el STEPS, en torno a 2050, se produciría un aumento del 100% en la frecuencia de los eventos de calor extremo en comparación con la actualidad y éstos serían alrededor de un 120% más intensos; también habría un aumento del 40% en las sequías ecológicas que serían alrededor de un 100% más intensas. En la NZE, el aumento de la frecuencia de los fenómenos de calor extremo sería menor, en torno al 45%, y las sequías ecológicas serían menos del 20% más frecuentes.

References

  1.      One tonne of methane is considered to be equivalent to 30 tonnes of CO2 based on the 100-year global warming potential (IPCC, 2021).
  2.     MAGICC climate models have been used extensively in assessment reports written by the Intergovernmental Panel on Climate Change. MAGICC 7, the version used in this analysis, is one of the models used for scenario classification in the IPCC’s 6th Assessment Report (IPCC, 2021). Emissions of all energy-related GHG from the WEO-2021 scenarios are supplemented with commensurate changes in non-energy-related emissions based on the scenario database published as part of the IPCC Special Report on Global Warming of 1.5 °C (IPCC, 2018). All changes in temperatures are relative to 1850-1900 and match the IPCC 6th Assessment Report definition of warming of 0.85 °C between 1995-2014.
  3.     Unless otherwise stated, temperature rise estimates quoted in this section refer to the median temperature rise, meaning that there is a 50% probability of remaining below a given temperature rise.
  4.      All scenarios in the WEO-2021 have a similar temperature rise over the 2021-2030 period and a similar year in which 1.5 °C warming is exceeded. This results from a balance between reductions in emissions of gases that have a large near-term warming effect on the climate (such as methane) and reductions in aerosols and gases that have a large near-term cooling effect on the climate (such as sulphur dioxide). 
  5.     The uncertainty ranges associated with temperature rises shown in do not take into account the possibility of these low likelihood, high impact events, which could generate feedbacks and cause additional atmospheric warming.

 En 2100, al divergir las trayectorias de temperatura de los escenarios, las diferencias en la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos serían aún más marcadas. Hay alrededor de un 10% de posibilidades de que el aumento de la temperatura en los STEPS supere los 3,5 °C en 2100. Esto provocaría un aumento del 80-130% en la frecuencia de las sequías ecológicas y un aumento del doble al triple en su intensidad. Las precipitaciones extremas se producirían hasta el doble de veces que en la actualidad y serían de tres a cuatro veces más intensas. El riesgo de colapso de la capa de hielo y las interrupciones de las corrientes de circulación oceánica también serían sustancialmente mayores.5 Esto, a su vez, podría precipitar cambios irreversibles en el permafrost, los bosques boreales y la selva amazónica, lo que podría acelerar el calentamiento.

 https://www.iea.org/reports/world-energy-outlook-2021/scenario-trajectories-and-temperature-outcomes?utm_content=buffer95014&utm_medium=social&utm_source=linkedin.com&utm_campaign=buffer

 Keeping the door to 1.5 °C open

Los compromisos netos cero anunciados y las NDC actualizadas, reflejados en su totalidad en el Escenario de Compromisos Anunciados, representan un importante impulso a los esfuerzos mundiales en materia de clima, pero, en su estado actual, cierran menos del 20% de la brecha en 2030 entre los STEPS y la NZE. Es necesario reducir 12 Gt adicionales de emisiones de CO2 en 2030 para que el mundo se sitúe en la senda de la NZE, y esto debe ir acompañado de reducciones de casi 90 millones de toneladas (Mt) de emisiones de metano procedentes de la explotación de combustibles fósiles (equivalentes a otras 2,7 Gt de emisiones de CO2). Esta es la tarea que tienen ante sí los responsables de la toma de decisiones en el mundo, mientras evalúan cómo mantener a su alcance una estabilización de 1,5 °C en las temperaturas medias mundiales.


Las cuatro prioridades clave de actuación para cerrar esta brecha durante la próxima década, y preparar el terreno para una mayor y rápida reducción de las emisiones más allá de 2030, son

  •  Lograr un aumento de la electrificación limpia.         
  • Aprovechar todo el potencial de la eficiencia energética.
  •  Evitar las fugas de metano de las operaciones con combustibles fósiles.
  •  Impulsar la innovación en materia de energía limpia.

 https://www.iea.org/reports/world-energy-outlook-2021/keeping-the-door-to-15-0c-open?utm_content=buffer56891&utm_medium=social&utm_source=linkedin.com&utm_campaign=buffer 

 

 

dijous, 3 de juny de 2021

Vida Sostenible Cohousing

 

 

Una fácil introducción al Cohousing en Vida Sostenible

Aquí tienes una explicación sencilla de lo que vas a conocer del funcionamiento de las viviendas colaborativas en Vida Sostenible Cohousing Coop.V. :

Y aquí lo explicamos un poco, para que te quede mejor aclarado:

  1. Forjar Grupo Afín y su Marco de Confianza. Primero las personas. A partir de un Grupo Semilla normalmente de unas 8 unidades de convivencia, aunque podría en algunos casos ser menor, es posible crear el Grupo Embrión de unas 15 y llegar con garantías de éxito hasta las 20 o 30 unidades que decidáis hacer de acuerdo con vuestras prioridades.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Comunidades-del-Bien-Común-Sociocracia-y-Cohousing.-Cabecera.png
  1. Tres años de pre-convivencia. Esta parte es sustancial para «sumar» voluntades y crear un verdadero vecindario. Como los de toda la vida.  Hay un trabajo rico, agradable, y muy variado que hacer en talleres formales e informales y en encuentros informativos y lúdicos. Así como en el uso de herramientas tan útiles como el Banco del Tiempo.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Beneficios-Cohousing-Hoy-en-Pre-Convivencia.png
  1. Aportación recuperable + cuota al mes. Lo que haces es que aportas como miembro de la Cooperativa un porcentaje que puede ir desde el 20% al 40%, depende de los factores de edades y circunstancias económicas que se den en cada tipo de proyecto. Esa cantidad, si te vas algún día, otra persona que entre en tu lugar te la pagará, más un pequeño interés anual. Y si no, en tres años, te la paga tu cooperativa. Y después lo que haces es que abonas un Mini-Alquiler en los primeros 30 años. Luego ya no hay más que pagar a la banca ética, porque ya se le ha devuelto lo que prestó, no a ti, sino a la cooperativa.
  1. Suelo y Proyecto Común. Siempre con el principio de «Casa Saludable», con lo que supone de cuidado previo en la elección del suelo, por su subsuelo y las corrientes energéticas en el aire. Con el diseño de las viviendas para mejorar la salud de las personas que la habiten, la elección de materiales, el uso de la arquitectura interior y el estudio de las energías para el bienestar interno… Desde el principio, estarás participando en las decisiones del tipo de suelo, zonas comunes, viviendas, su financiación, sus servicios. . . Todo. Esto será con alta probabilidad muy motivador para ti.
Cohousing, la lenta revolución de las cooperativas de viviendas - yaencontre
  1. Construcción. Todo el proceso de construcción es supervisado por vosotros. Nadie más toca el dinero salvo el propio Consejo Rector, y siempre sobre certificaciones de obra avaladas por el banco. Y todo con la cultura de salud en la vivienda y los controles de calidad que lo optimicen.
Hábitat Compartido: Cohousing
  1. Auto+Gestión. Ahorro. Bien Común y Vocación. Se plantea el desarrollo de la capacidad de gestión interna, para que aquellas cosas que la propia Comunidad decida que puede realizar por sus medios, sea un ahorro y un motivo de participación ilusionante para todas las personas que compondréis la cooperativa. Esto puede gestionarse muy bien con el tiempo de preconvivencia que vais a tener. Hay altas probabilidades de conseguir un ahorro medio en la economía familiar superior a 100 euros mensuales. De conseguir un equilibrio práctico entre las bases de una convivencia vecinal por el bien común, como son: Dignidad Humana. Solidaridad. Sostenibilidad ecológica. Justicia social y Participación democrática.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Imagen-Comunidades-Vecinales-del-Bien-Común-1024x605.png
  1. Salida Gestionada. Si algún día te quieres marchar, estará previsto que otra persona entrante te sustituya y tú recuperes el capital inicial que aportaste más un pequeño interés anual. Sin especulación y sin perjudicar el valor del dinero que diste en su momento. Así sólo pagarás un minialquiler por el tiempo que hayas vivido. ¿Qué te parece?
Salirse De Lo Normal Fotos, Retratos, Imágenes Y Fotografía De Archivo  Libres De Derecho. Image 16982030.

Te acompañamos estos links con acceso a más información, para que descubras lo que puede significar para ti también Vivir con privacidad entre amigos en Cohousing.

En su propuesta Intergeneracional o para personas Séniors, como solución activa al geriátrico.

Qué aporta la modalidad Coliving.

Las soluciones a corto del Micro-Cohousing y los servicios de Asistencia Personal a tu alcance.

Las posibilidades del Alquiler en Cohousing.

Y para que sepas de realidades, algunos de los Ejemplos en España.

Y cómo puedes iniciarte a través del Taller I.

Mira este ejemplo de uno de los días de convivencia que tenemos cada cierto tiempo  Día de Convivencia con propuestas gratuitas para que conozcas el mundo “Cohousing” en nuestra zona.

Dossier

https://drive.google.com/drive/folders/1mvyHvbdzFasN3lwtY7nsCPE-aFI0rqfE
 
Con las viviendas intergeneracionales todas las personas de cualquier edad ganan 

http://www.vidasostenible.info/

Quienes somos?

http://www.vidasostenible.info/a-quien-confiar-tu-cohousing/ 

----

L'objectiu del nostre projecte és constituir una comunitat de persones veïnes, on conviure persones adultes compartint espais i serveis comuns, mantenint la nostra intimitat i la nostra independència econòmica, amb pràctiques de bon veïnatge..

Vida Sostenible Cohousing

 1.Primer les persones

Us ajudem a  construir un grup d'amistat i el seu Marc de Convivència 

A partir d'un Grup Llavor normalment d'entre 4 i 8 famílies o unitats de convivència,  és possible fer créixer el grup a 15 i arribar amb garanties d'èxit fins a les 20 o 30 unitats.

2.Construcció d'una convivència

És el període per a «sumar» voluntats i crear un veritable grup d'amics i veïns. Com els de tota la vida. Hi ha un treball ric, agradable i molt variat a fer amb tallers formals i informals i amb trobades informatives i lúdiques.

3. Aportació inicial recuperable + quota mensual

Un cop constituïda la cooperativa d'habitatge i seleccionat el terreny, és el moment de començar amb la inversió

Cada unitat de convivència haurà de fer una primera aportació d'entre un 20% i un 40% del cost estimat necessari per unitat. Un import recuperable si mai ha de deixar la comunitat. La resta del finançament l'aportarà la banca ètica i cada unitat de convivència pagarà la seva quota corresponent al finançament + els serveis acordats entre totes.

4. Sòl i Projecte Comuns

Sempre d'acord amb els nostres valors, escollint solars en entorns saludables i treballant a partir de propostes de disseny biocompatibles i sostenibles. Des del principi, la comunitat participa en les decisions del tipus de sòl, zones comunes, habitatges, el seu finançament, els seus serveis. És el que diem el procés de Codisseny.

5. La construcció

Tot el procés de construcció és supervisat per la comunitat. Ningú toca els diners excepte el propi Consell Rector de la cooperativa d'habitatge, i sempre sobre certificacions d'obra avalades pel banc. I tot plegat, amb la cultura de salut a l'habitatge i els controls de qualitat que ho optimitzin.

6. Auto-Gestió. Bé Comú i Vocació.

 Es planteja el desenvolupament de la capacitat de gestió interna, perquè aquelles coses que la pròpia Comunitat decideixi que pot realitzar pels seus mitjans, sigui un estalvi i un motiu de participació il·lusionant per a totes les persones que compondreu la cooperativa. D'aconseguir un equilibri pràctic i una convivència veïnal pel bé comú, com són: Dignitat Humana. Solidaritat. Sostenibilitat ecològica. Justícia social i Participació democràtica.

7. Sortida Gestionada.

Si algun dia alguna unitat de convivència necessita marxar, la cooperativa gestionarà l'ocupació de l'habitatge i qui marxi recuperarà el capital inicial aportat més un petit interès anual. Sense especulació i sense perjudicar el valor dels diners que va aportar en el seu moment. 



Primer les persones: Somviure presenta el cohabitatge com una solució real i autodirigida en la xerrada d' alternatives habitacionals per a la gent gran organitzat per l'Ajuntament de Terrassa.
 
Grupo facebook
https://www.facebook.com/SomViureCohabitatgeTerrassa
https://www.facebook.com/SomViureCohabitatgeTerrassa/videos/288498199512680
videos
https://www.youtube.com/channel/UCqIqotFtiWEDpdEbxEqTGiA
 https://www.youtube.com/watch?v=0sEilgi3oo8 
-
-
Oficina d'Informació Gent Gran📞 937397095


 

Alineamiento con los O.D.S (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de la O.N.U.

“el modelo cohousing se alinea en líneas generales con al menos 13 de los 17 ODS, cuestión que supone un punto fuerte a contemplar a la hora de diseñar estrategias dentro de los planes para la Agenda 2030”.

Balance del Bien Común BBC Seniors vida sostenible ONL EBC  

La Economía del Bien Común certifica a la presentación y validación de este documento, que somos merecedores en nuestro esfuerzo por plantear una propuesta ética y útil socialmente, de 2 SEMILLAS, correspondiente a las empresas que han auditado bajo supervisión de un especialistas de la EBC su balance y ha sido aprobado